¡Celebramos la graduación de Daniel Muñoz-Suárez!

Daniel Muñoz-Suárez espera graduación al final este mes. Junto a sus compañeros/as; ellos representan el primer cohorte de la Maestría en Divinidad del Seminario Wesley.

Como el final de sus estudios acerca, nos gustaría tomar unos momentos para celebrar Daniel, su camino y lo que el Señor ha hecho en su vida a travésde su tiempo con el Seminario Wesley.

Seguimos muy orgulloso de ti, Daniel!

 

Entrevista con Daniel Muñoz-Suárez

¿Cómo te sientes al saber que pronto te gradúas de la Maestría en Divinidad?

Estoy bien contento porque siento que estoy logrando algo muy importante en mi vida personal, como también a nivel ministerial. Mi esposa e hijas están celebrando conmigo esta victoria, además, de que mi familia extendida, la iglesia y amistades en general, están alegres por este logro.

¿Qué cambios ocurrieron en su Iglesia o comunidad como resultado de la parte praxis de sus cursos?

La Iglesia ha tomado un camino más misional, al crear conciencia del llamado de Dios a cada creyente para cumplir su misión. También hemos experimentado cambios importantes en la liturgia y la adoración. Los servicios son más variados, son temáticos, se ha mejorado el espacio y la ornamentación, las luces y el sonido. También hemos avanzado en el área de la educación cristiana para atender mejor a las diferentes generaciones de la iglesia. Hay más orden y la educación es más intencional y sistemática. En cuanto a la formación espiritual, se ha revolucionado todo lo que tiene que ver con el discipulado cristiano y la invitación a crecer para llegar a ser creyentes maduros. Otro aspecto en el que estamos comenzando a crecer más, es en el liderazgo cristiano. Las herramientas adquiridas nos han ayudado a trabajar mejor con las personas en cuanto al auto-liderazgo, el liderazgo relacional y la potenciación de los dones en las personas.

 

¿Tienes alguna experiencia ‘chistosa’ que puedes compartir?

Lo único que viene a mi mente, es que tanto en la primera como en la última residencia, tuve que dormir en un sillón, en ambos casos por razones diferentes. La primera vez fue, porque mi compañero roncaba tan fuerte que no podía dormir y tuve que irme para la sala a dormir. En la última residencia, fue por otros motivos. Así que en mi experiencia de las residencias, el sillón fue mi espacio sagrado.

 

¿Qué expectativas tienes para el futuro?

Deseo estudiar un grado doctoral con alguna especialización en Biblia y literatura. Por ejemplo, estoy mirando opciones para estudiar un Ph D. en literatura inter-testamentaria y del Nuevo Testamento, o algo por el estilo. Mi deseo es a un futuro cercano, poder enseñar a tiempo completo en un seminario a nivel de bachillerato, y una vez avance en el grado doctoral, poder enseñar a nivel de maestría. Espero que las puertas se abran en el Seminario Wesley.

 

¿Cuál fue tu favorita clase?

Mis clases favoritas fueron: “La Adoración Cristiana” y “Formación Espiritual Congregacional”.

 

¿Qué le dirías a un/a estudiante prospectivo?

Que aproveche la oportunidad de estudiar en un Seminario acreditado que ofrece las clases totalmente en español y en un formato interesante. En la doble experiencia de interacción de aprendizaje, las clases en línea son una alternativa para quienes son bi-vocacionales, como también existen las clases presenciales en las residencias anuales, para aprender en el formato tradicional y compartir en camaradería con los demás estudiantes y personal docente.

 

¿Qué le dirías a un/a estudiante ya en su primer, segundo o tercer año?

El primer cohorte tiene un lema que dice: “juntos comenzamos, juntos terminamos”. Este es el mensaje que deseo transmitir a los demás estudiantes. Terminar lo que han comenzado es la meta, porque de las personas que dejan las cosas incompletas, nunca se ha escrito nada positivo. La satisfacción del deber cumplido y la meta alcanzada, es más grande que el cansancio, la rudeza o lo complicado del aprendizaje.

 

Rodrigo Azofeifa representando el primer cohorte de la Maestría en Divinidad del Seminario Wesley

Rodrigo Azofeifa espera graduación al final este mes. Junto a sus compañeros/as; ellos representan el primer cohorte de la Maestría en Divinidad del Seminario Wesley.

Como el final de sus estudios acerca, nos gustaría tomar unos momentos para celebrar a Rodrigo, su camino y lo que el Señor ha hecho en su vida a travésde su tiempo con el Seminario Wesley.

Seguimos muy orgulloso de ti, Rodrigo!

  

Entrevista con Rodrigo Azofeifa

¿Cómo te sientes al saber que pronto te gradúas de la Maestría en Divinidad?

Me siento muy agradecido por la oportunidad que el Señor me ha permitido de formar parte de este programa de Maestría. El formar parte de la primera graduación en español añade una bendición más. Nuestro grupo está haciendo historia y hemos abierto el camino a nuevas generaciones de líderes hispanos que buscan una capacitación de excelencia en nuestro Seminario.

 

¿Qué cambios ocurrieron en su iglesia o comunidad como resultado de la parte praxis de sus cursos?

Una de las maravillas de este programa es que incluye tanto lo académico como lo práctico. Esta mezcla intencional por parte del Seminario nos lleva a una formación espiritual más completa tanto en el orden personal como en el ministerial. Nuestras congregaciones se han beneficiado de nuestro crecimiento. Programas más efectivos, una adoración más viva además de estrategias más eficientes para alcanzar a nuestra comunidad. En nuestra iglesia iniciamos un ministerio que le hemos llamado “libertando a los Cautivos”. Nuestra iglesia se ha convertido en un centro autorizado por el Circuito Judicial de nuestro Condado para que las personas con faltas menores puedan realizar trabajo comunitario en nuestra iglesia. El pasar horas y horas con nosotros, estas personas han tenido la oportunidad de conocernos y estar expuestos al amor de Dios de una manera práctica. Hoy muchas de las familias que componen nuestra congregación son producto de este ministerio que surgió como una de las tareas de la clase La Iglesia Misional.

 

¿Tienes alguna experiencia ‘chistosa’ que puedes compartir?

No tengo una anécdota específica pero recuerdo que en nuestra segunda residencia después de una semana intensa en nuestras clases nuestro grupo salimos a comer juntos a uno de los restaurantes locales de Marión. Una vez sentados en el restaurante empezamos una conversación muy amena y a la vez simpática recuerdo que reímos a carcajadas por más de media hora. Estas pequeñas cosas ha contribuido a que nuestro cohorte sea muy fuerte y unido.

 

¿Que expectativas tienes para el futuro?

Tengo expectativas muy altas y espero que el Señor me permita completar los proyectos que tengo en mente. Estoy consciente de que muchos de mis consiervos desearían tener una oportunidad de estudio como la mía pero las diferentes situaciones se lo impiden. Es por eso que pondré mis conocimientos y experiencia al servicio del Señor y la iglesia cristiana. Me gustaría formar parte de una Universidad Cristiana, escribir y participar en la educación cristiana en todos aquellos niveles donde el Señor me permita participar. También en mi proyecto está el continuar con mi educación formal y entrar en un programa doctoral en ministerios. Me encantaría tener esta oportunidad en el Seminario Wesley espero que el Señor abra puertas para que este proyecto de vida sea una realidad en mi vida.

 

¿Cual fue tu favorita clase?

Mi clase favorita ha sido la iglesia misional. Me ayudó a reenfocar mi ministerio y darle una visión más fresca para ser más efectivo en la misión de cumplir con la Gran Comisión dada por el Señor Jesucristo.

 

¿Qué le dirías a un/a estudiante prospectivo?

A un candidato para el programa de Maestría en Divinidad le diría que la tarea no es sencilla que requiere de mucha disciplina. Necesita ser esforzado invertir tiempo, dinero y ser muy responsable con su familia ministerio y el programa. Pero también le puedo decir que vale la pena, las herramientas que se adquieren y la madurez que se alcanza es invaluable. Además que a mejor capacitación mejor servicio y aporte al reino de los cielos.

 

¿Qué le dirías a un/a estudiante ya en su primer, segundo o tercer año?

Cuando iniciamos nuestras clases nuestra directora del programa la Dra. Joanne Solís-Walker nos motivó con la frase “juntos iniciamos juntos terminamos” mis queridos compañeros lo mejor está por venir. Las puertas que estabas esperando que se abrieran en tu ministerio se te abrirán de una manera más amplia cuando termines tu programa. Les recuerdo las palabras del Señor dadas a Josué “Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” (Josué 1:9)

Miguelina Feliz, Pastor principal en la Iglesia Ejército de Salvación (The Salvation Army) en Lawrence, MA.

Miguelina Feliz en este momento se encuentra como Pastor principal en la Iglesia Ejército de Salvación (The Salvation Army) en Lawrence, MA.

Ella recibió a Cristo como el Salvador en su vida en Reading, Pennsylvania, con los Enviados (Pastores) Roberto y Marina Santos, en el Ejército de Salvación un 28 de Diciembre a las 2:00pm del 1990. En este momento no entendía lo que había hecho. Criada como ferviente Católica, pertenecía a todos los grupos de la Iglesia Católica y fue al Ejército de Salvación esa tarde para cumplir con la invitación que el Pastor le había extendido. Meses más tarde su salud se vio afectada, y paso 3 meses en cuidados intensivo debatiendo entre la vida y la muerte. En la cama de hospital, El Señor le hablo de su vida en Mateo 9:18-20 y en ese momento su vida cambio.

20 años después de esos momentos de prueba, el Seminario Wesley se encuentra con el honor de asistir a Miguelina a terminar su Maestría en Divinidad como parte de nuestro primer cohorte. Como parte de su trabajo, ella se deleita en la evangelización de la vida de nuestro Salvador. Miguelina se encuentra con el deseo ardiente de ganar las almas para Cristo y poder educar a su pueblo con la sana doctrina del evangelio fue lo que la motivo a continuar sus estudios.

Miguelina ahora mira hacia adelante a un futuro donde puede servir al Señor preparando hombres y mujeres para el ministerio y equipándolos para abrir nuevas iglesias y pronto poder enseñar en el Colegio para oficiales del Ejército de Salvación. Aunque ella disfruto todas las clases, Miguelina encontró que las clases sobre Misiones fueron de mucho beneficio y se le reactivó la pasión de Evangelismo. Fue por una clase de Misiones de este último semestre que aprendió que su campo misionero está en su propia comunidad y hasta en su sitio de trabajo.

Atreves de explorar el programa de estudios del Seminario Wesley Miguelina le diría a un estudiante prospectivo que no temen en tomar la decisión de enrolarse en esta Maestría. Para ella a sido una gran Bendición. A los estudiantes en su primer, segundo y tercer año, ella aconseja: “…que sigan hacia delante y no desmallen. Si llegaron hasta aquí fue por la gracia permisiva de Dios. La lucha es fuerte, pero con Jesús somos más que vencedores.”

Gracias Miguelina por compartir un poco de su testimonio.

¡Todos en el Seminario Wesley seguimos muy orgullosos de ti y te apoyaremos siempre!

Completar el Ministerio que usted ha Recibido

Complete the Ministry you Received: Highlights of Capstone in Florida (Joanne Solis-Walker)

Artículo escrito por nuestra profesora Joanne Solis-Walker,
“Completar el Ministerio que usted ha Recibido”

www.WesleyConnectOnline.com

Image

Just a few weeks ago, I had the privilege of hosting the last residency of our first Spanish cohort at Wycliffe Associates and Wycliffe Bible Translators in Orlando, Florida.  Lots of laughter, mixed with tears but mostly rejoicing as we celebrated the end of this unique academic journey embarked 3 years ago. This is a first for the Spanish MDiv. Our pilot cohort invested much of their time and sacrificed in many ways. Their input was vital to our contextualizing process and the commitment to offer an MDiv that responds to the needs of the Hispanic church. While it remains a work in process they helped to lay the foundation. Congratulations to MDVS-01!!(Felicidades, ¡Juntos Comenzamos y Junto Terminamos!)

I’ve reflected on the highlights of the capstone course during the past few days and want to share just a few of the things I heard from the students.

  • Missional…they get it! One student described the interconnectedness of our curriculum in particular how the courses point back to the first course, la Iglesia Misional. Every student shared about the changes happening within their communities. One talked about the lack of concern for the poor prior to the course but now they have a thriving food pantry that serves people outside of the church. Another partnered with the city and provides opportunities for those mandated by the courts to complete community hours by serving in activities the church oversees. One other talked about partnerships with agencies (Christian and non-Christian) which serve the least of these.
  • Worship as in most settings will differ from one congregation to the other but there were some common threads in terms of the impact this course had upon the students. Communion and benediction were repeatedly mentioned.  I heard stories about how the partaking of the bread and the cup changed not only in liturgy but in the order of service. One student said they have a monthly service, which revolves around the Table. They spoke about the sacredness and the richness of each aspect of the Holy Supper not as a ritual but as a transformational experience. And the benediction…it was not an integrated or intentional element of the worship liturgy in most of their churches. Each one shared about the personal impact in preparing for the benediction and the responses of those receiving the charge. Simple and yet profound.
  • For these students Formación Espiritual de la Congregación was a profound but challenging experience. They wrestled with ministering to people from different age groups and generations. They sought to better understand the differences between the 1.0’s (solamente español) versus the 1.5-2.0 (bilingual o Spanglish) and the 3.0+generations, which speak English but are culturally and at heart Hispanics. And then there was Christian Proclamation! So refreshing to hear the talk about the different types of sermons and focuses. Many confessed to preaching the same sermon in the past using different passages but with no variations in terms of the message and no sense of what type of sermon was necessary at the time. Those that consider preaching their greatest gift were strongly influenced by this course.
  • The students talked about Leadership and Congregational Relationships courses as two courses that flowed as a continuation of the other. One pastor shared how in the leadership course he discovered certain aspects about his leadership and then in congregational relationship he saw that leadership style in action. He realized he was a bit more authoritarian than what he preferred and decided to create space for others to contribute their thoughts. The pastor called the staff to a meeting and apologized for not being more intentional. He designed a new framework for interaction, which rapidly improved his interaction with the staff and the congregation including the youth. He said the wealth of knowledge obtain in a short period of time is unbelievable. I also heard tons of great things about our 1 hour spiritual formation courses. Everyone talked about their spouses as the most qualified person to speak about the personal changes.

Needless to say, I remain encouraged. We have a wonderful team of Adjuncts who also journeyed down this path. (Gracias a tod@s por su contribución.) Our curriculum at Wesley Seminary is unique. For the Spanish MDiv the integration piece puts it into perspective and one of the distinctive I most appreciate about this program. The missional aspect takes it a step further from simply an inward focus to an inward focus with the purpose of outward impact.

The decision to host residency at Wycliffe was an intentional missional decision. During the week they heard about places where the bible is not available and learned about the celebrations and parades that take place when a bible is translated with the help of indigenous leaders and placed in the hands of the people. The idea was to expose them to something greater and beyond their little piece of the world.  I sometimes worry we don’t find balance and think we often shift to one of the two extremes. We are called to serve here (wherever here may be) and there (wherever there may be). It’s not one or the other…It’s both. It’s actually Jerusalem, Judea, Samaria AND the ends of the earth.

We ended our week reflecting on the task that lies ahead and the opportunity to be agents of change. I used the book of Colossian as a guide for our devos throughout the week. This was perhaps one of my favorite parts of the intensives as I gleaned from their knowledge and viewed scripture through their lenses. I’ve always had a deep appreciation for Paul and the letters he wrote. One of the many things that intrigue me is the tiny interjections or perhaps hidden messages he sends. The last chapter of Colossian, Paul ends with his traditional greetings on behalf of those who are with Paul and specific greetings for some amongst those to whom the letter was written. However, if we are not careful with our reading we will miss the direct and intentional message he sends to Archippus.

Colossians 4:17 states, Tell Archippus: “See to it that you complete the ministry you have received in the Lord.” We know from Philemon 1 that Arquipos was a co-laborer, perhaps a church planter or part of a church plant team. Not sure. We just know he was one of the faithful but for some reason Paul understood he needed a reminder. I am uncertain if Archippus was upset, weary or contemplating a change. Maybe he just needed a nudge or to be reminded of his calling. It is quite possible that nothing was wrong and Paul was encouraging. What I do know is Archippus was singled out by Paul in a letter that was publicly read in Colossae and Laodicea and probably Hierapolis. It is just one line but what a powerful line. What a commissioning: SEE to it …COMPLETE the ministry…RECEIVED in the Lord.

That was the send-off for this first cohort, who will graduate in April and good reminder for all of us. May it be known we’ve RECEIVED what is necessary to COMPLETE the ministry before us. May we SEE it come to fruition…Amen!

¡Hermano/a, ocúpate de la tarea que recibiste en el Señor, y llévala a cabo…AMEN!

Orlando, Florida

Image

Orlando, Florida

¡Pronto muy pronto en Orlando, FL!

Dos semanas de clases que inician una jornada de educación, transformación y bendición. Todavía hay tiempo para formar parte de esto nuevo cohorte. Comuníquese con Moses Avila lo más pronto posible al teléfono: 877-673-0009 x2973 y 765-677-2973 o por correo electrónico: moses.avila@indwes.edu